Santiago Carrillo participó en un acto convocado por la Fundación Bruno Alonso

El ex secretario general del PCE, Santiago Carrillo, ha asegurado hoy que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, “ha devuelto la confianza de que el PSOE era un partido de izquierdas”. Así lo aseguró el emblemático político en declaraciones a Europa Press, minutos antes de pronunciar una conferencia en la sala de actos de la Escuela de la Marina Civil, invitado por la Fundación Bruno Alonso. Para Carrillo, “en este momento estamos en una de las situaciones más favorables para la Izquierda que la que ha conocido en mucho tiempo”, pues “el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha cometido reformas y cambios que son muy esperanzadores”, como “las reformas educativas” y “la retirada de las tropas de Irak”.

El veterano político y escritor se refirió al ‘talante’ del presidente español como “el de un auténtico político de izquierdas”, asegurando su confianza en que las reformas iniciadas “estén acompañadas de una política social viva” que mejore “la vida de muchas gentes que en este país todavía viven muy mal, como ancianos, viudas, gente marginada, parados y mucha juventud que encuentra muchas dificultades para organizar su vida”.

Sobre las anunciadas reformas para dar mayor competencias a las autonomías, Carrillo se proclamó partidario de un sistema federal, pues “cuanto más poder tengan las autonomías y menos centralización haya, va a haber más libertad y más democracia en España”

En este sentido, el ex diputado por Madrid aseguró que “uno de los méritos que puede tener el fortalecimiento del sistema autonómico es que rompe en cierto modo la base que flota de la reacción española tradicional, apoyada siempre en el centralismo y en la utilización del Estado por parte de la Iglesia”.

Carrillo hizo también referencia a las inmediatas elecciones en los Estados Unidos de América, al asegurar que si George Bush gana las votaciones, sería “muy malo” primero “para los propios Estados Unidos y en segundo lugar para todos nosotros, porque teniendo en cuenta el papel que juega en el mundo, su poderío financiero, militar, puede desviar hacia la Derecha la política de una serie de países por medio de presiones”.

Así, para el ex dirigente comunista no ha sido aleatorio que en Alemania “la General Motors va a cerrar su fábrica y echar a la calle a 12.000 obreros”, pues en este caso “uno no puede dejar de pensar que quizá eso es una represalia porque Alemania no envió tropas a Irak”.

Fecha: 19/10/2004
Fuente: Cantabria Confidencial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *