Presentación en Santander del Libro “Pasatiempo. La vida de un pintor”.

La Fundación Bruno Alonso presenta hoy a las 20.00 horas en el Paraninfo de la Universidad de Cantabria (UC) de la calle Sevilla las memorias del pintor cántabro Luis Quintanilla Isasi, fallecido en 1978, que han sido publicadas por ‘La Biblioteca del Exilio’ bajo el título de ‘Pasatiempo. La vida de un pintor’

La obra, que abarca el periodo comprendido desde su infancia santanderina hasta su exilio en Nueva York en 1939, será presentada en Santander por la profesora burgalesa Esther López Sobrado y el escritor Ramón Saiz Viadero.

El hijo del artista, Paul Quintanilla, ha cedido en depósito a la Fundación Bruno Alonso la obra gráfica y los dibujos del creador para la organización de diferentes muestras itinerantes.

Nacido en Santander en 1893 en el seno de una familia burguesa, Quintanilla fue, como muchos hombres de su generación, un espíritu inquieto y viajero. Este ánimo aventurero le llevó a recorrer el mundo y, cuando se encontró con su verdadera vocación, que era la pintura, se instaló en el Paris anterior a la Primera Guerra Mundial.

Las Memorias de Luis Quintanilla relatan así su entrada en el movimiento cubista de la mano de Juan Gris o sus estudios de pintura al fresco en Italia, donde asiste al ascenso del fascismo y llega a conocer al mismísimo Benito Mussolini. Esta última y otras experiencias le llevan a su regreso a España a afiliarse al PSOE en 1927.

Luis Quintanilla ha sido considerado uno de los grandes fresquistas españoles, dominando también las técnicas del dibujo, el grabado, el mural y los repujados de libros de gran valor histórico y artístico.

Uno de sus encargos más famosos fue el monumento a Pablo Iglesias, que realizó con el escultor Emiliano Barral y fue destruido años más tarde por orden de Francisco Franco. Esta obra forma parte del patrimonio desaparecido del artista, junto a las que se perdieron cuando una bomba destruyó su estudio durante la Guerra Civil.

De la apasionante vida de Luis Quintanilla quedan cuarenta años de existencia por historiar en un trabajo en el que han participado la profesora Esther López Sobrado, el sobrino del artista Joaquín Fernández Quintanilla y su propio hijo Paul Quintanilla, en un estudio biográfico aún desconocido en español.

El fallecimiento del pintor en 1978 se produjo pocos días antes de que el Museo de Bellas Artes de Santander, donde se encuentran algunos de sus cuadros, le dedicara un amplia exposición de su obra artística.

La firma gallega ‘Ediciones de Castro’ y la Fundación Bruno Alonso colaboran con este acto en la recuperación de la vida de “un cántabro universal”, “un artista excepcional” y “un hombre de acción” que vivió en primera línea el asalto al Cuartel de la Montaña, el sitio al Alcázar de Toledo y desarrolló labores de espionaje en la zona vascofrancesa, con Luis Buñuel como intermediario.

La Fundación Bruno Alonso organizará en su programación de primavera una exposición del artista, en colaboración con la Universidad de Cantabria y Caja Cantabria, con los fondos cedidos en depósito a la entidad por la familia de Luis Quintanilla

Fecha: 19/11/2004
Fuente: Europa Press

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *