El eslabón perdido de Ramón Torre.

Lugar: SiTiO FBA • Calle Isaac Peral, 1 – Bajo. Santander.
Días: Del 20 de junio al 14 de julio de 2012.
Horario de Visitas: Lunes a viernes de 19 a 20:30 horas.
Inauguración: Miércoles 20 de junio a las 20:00 horas.

El artista cántabro Ramón Torre expone en la Fundación Bruno Alonso una muestra de sus últimas joyas en aluminio, bajo el título, Eslabón perdido.

La colección, inspirada en la fusión de las emociones con la naturaleza, se presenta sobre soportes en madera de marea y, según su autor, “trata de hacernos reflexionar sobre la belleza y la sensualidad de lo sencillo. El aluminio es el tercer elemento de la corteza terrestre, está presente en la vegetación, en los animales y en las rocas, es un material que me permite interpretar los estímulos que me llegan de lo que me rodea”.

Seso (que no sexo) y sensaciones, tienen que ver con las pequeñas esculturas portátiles y portables de este artista cántabro. Hombres y mujeres llevan, desde hace más de dos décadas, sus joyas singulares. Unas creaciones que abrazan cuellos, manos, orejas y brazos. Como si la posibilidad de lo diferente fuera una forma de reconocerse y de entender la vida de una forma que solo tiene que ver con la especificidad de cada uno.


Maria Luisa San Juan y el artista Ramón Torre

Ramón Torre es un artista de su tiempo (el suyo). No hace nada que no quiera. No participa en Redes, no tiene Internet. Solo se mueve en contactos personales. Sus obras son piezas elaboradas una a una, con meticulosidad artesanal. De alguna manera, él mismo, representa el eslabón perdido de la sociedad de la prisa y del maquinismo de nuestros días

Proveniente del mundo de la moda, donde trabajó como modelo en los años 80 para diversas firmas regionales y nacionales, Ramón Torre se inició en el mundo de la joyería contemporánea en 1987. En ese año, la galería Siboney expuso sus primeras creaciones donde mezclaba acero, cobre y plata con otros materiales industriales

Desde entonces, las piezas de este artista han ido transitando diferentes materiales, aunque es uno de los precursores del diseño en aluminio. Un metal que reúne ductilidad y relación con la naturaleza, aspectos con los que este creador se siente profundamente identificado.

A lo largo de estos años, las pequeñas esculturas de Ramón Torre han estado presentes en diferentes galerías y espacios expositivos de Santander como la galería Del Sol Street, la joyería Katherine Brown Gallery, la Manzana Prohibida del Centro Apple y algunos comercios especializados de la ciudad.

A lo largo de su amplia trayectoria, sus trabajos han aparecido en numerosos medios de comunicación, tanto en Cantabria como a nivel nacional. La revista Vogue también le ha reseñado como diseñador original.

En 2003, la diseñadora vasca Miriam Ocáriz utilizó sus piezas como complementos de su colección para la Pasarela Cibeles de ese año.

En 2004 participó en la muestra nacional, 1OO propuestas para el nuevo milenio, una exposición itinerante que pudo contemplarse en la Sala de Exposiciones de la Universidad de Cantabria y en la que compartió espacio con diseñadores como Agatha Ruiz de la Prada, Javier Mariscal, Victorio y Luchino, Oscar Tusquets, Sybilla, Sara Navarro, Ángel Schlesser y Chus Burés, entre otros diseñadores españoles de proyección internacional.

Además de sus creaciones en joyería de autor, Ramón Torre ha realizado otras exposiciones plásticas como la de “Planetas y Tulipanes”. Obras de pequeño formato trabajadas en tinta sobre vinilos.

El eslabón perdido que Ramón Torre expone en la Fundación Bruno Alonso es un ejemplo del proceso evolutivo del propio autor, donde la creatividad y la calidad artesanal dan lugar a diseños de gran valor conceptual. Arte exclusivo al alcance de todos. Un desafío a la joyería tradicional, donde lo que reluce no tiene que ver con la fiebre del oro, sino con el material considerado más precioso por este artista: el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *