Conferencia del Escritor Enrique Moral Sandoval.

Cuándo: 07/07/2005
Dónde: Sala Cabezón del Paraninfo de la Universidad de Cantabria
Calle Sevilla, 6 – Santander

Conferencia:
Luis Quintanilla y Emiliano Barral, arte y compromiso político.

El acto se organiza con la colaboración entre Caja Cantabria, Universidad de Cantabria y la Fundación Bruno Alonso.

Luis Quintanilla y Emiliano Barral formaron parte de la generación de la IIª República española, de espíritu bohemio y libertario, ambos vincularon su trayectoria artística con el socialismo hispano al coincidir en la realización de una obra grandiosa pero efímera: el monumento a Pablo Iglesias elevado por el Ayuntamiento de Madrid al fundador del socialismo español en el Parque del Oeste. Las esculturas fueron de Emiliano Barral, las pinturas al fresco de Luis Quintanilla. Se inauguró en mayo de 1936 y cuatro meses más tarde el destino lo situaba exactamente en la línea del frente que separaba al Ejército republicano de los militares sublevados que acosaban Madrid. Pero la relación entre ambos autores venía de antes, puesto que Barral era ya autor de varias cabezas de Pablo Iglesias, una de ellas presentada al certamen anual de arte contemporáneo de 1926 que se celebraba en Madrid, y Luis Quintanilla era el autor de los frescos que decoraban el llamado “Salón grande” de la Casa del Pueblo de la Calle de Piamonte, donde tenían lugar los Congresos y las más destacadas celebraciones de las organizaciones socialistas.La Guerra Civil los unió en la adversidad, pero en distinto grado. Barral organizó en Madrid el Batallón de Milicias Segovianas, que combatió eficazmente en el barrio de Usera, donde encontró la muerte a los pocos meses de iniciada la contienda. Quintanilla combatió por la República con su arte y su estímulo, participó en acciones singulares y en el salvamento del tesoro artístico, como Barral, y se vio forzado al exilio, como tantos otros españoles. La democracia le permitió el regreso cuando la vida se le escapaba, falleciendo al poco de reintegrarse a su país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *